Magazine /


Botella grande a examen



POR LISA LABREY

Cuando me pidieron probar algunas botellas deportivas, ¡no me esperaba probar 6 tipos diferentes! Como bebo mucha agua porque sé que es bueno y voy al gimnasio dos días a la semana, pensé que sería una tarea fácil. La botella que suelo usar es de una marca de supermercado de agua embotellada que no dura mucho; compro una nueva cada dos semanas. Para esta comparación utilicé cada botella evaluada alrededor de una semana y las llenaba con agua corriente. No noté ninguna diferencia. En cuanto al sabor, claro. En cuanto a uso práctico, la cosa cambia; como puedes leer en mi reseña.

MI EXPERIENCIA:
1. Botella enfriadora
Como no, lo primero que noté fue el tacto especial del material. Cuando me di cuenta de que no estaba rota, y que podía meter el recipiente en el congelador, ¡lo probé de inmediato! Tras 3 horas en el congelador, vertí mis bebidas deportivas en el recipiente. Tras el entrenamiento y una ducha refrescante, unas tres horas más tarde, ¡lo que quedaba de bebida seguía frío!

2. Botella para deporte Tritan
El nuevo modelo más grande de 800ml tiene una nueva característica: ¡una pajita! Cuando hacía spinning en el gimnasio esta botella me vino de perlas ya que no tenía ni que inclinarla para beber. Además, se puede esconder para que la bebida no se derrame, es perfecta para deportes de interior.

3. Botella para deporte Bopp
¡Original! ¡Eso pensé cuando la vi! Claramente una botella para running, la abertura también actúa como asa mientras bebes. A pesar de la abertura, admite 550 ml, lo que está bastante bien. El elemento de color tiene un tacto agradable. Mi única preocupación es que el cierre de la tapa no se puede bloquear. Aparte de eso, es una botella práctica y tema de conversación en el gimnasio, ¡como pude comprobar!